Por Axel Leclerc Guerra

Ni Dos años y medio, ni hasta fin de año, ni siquiera hasta el superclásico. Beccacece no merece un segundo más en la U. Como dijo una vez Sampaoli, los hinchas nos empezamos a sentir rehenes de un tipo que insiste en un proyecto que evidentemente ya fracasó.

***

No había querido escribir. Había esperanza de que la caída contra Católica por el torneo hubiera sido un tropiezo, de todas formas, el juego no había sido malo. Creí que el receso le ayudaría a que no ocurriera de nuevo. Pero vino Cobresal y fue lo mismo, ahora con un equipo que francamente es débil. Un juego casi bueno, pero que se terminó perdiendo por ocasiones increíblemente erradas y por desconcentraciones inexplicables en la defensa.

Ya no había nada más que escribir. Es tanto el desgaste que se ha hecho criticando a este personaje que nada más puede decirse. Y esperar la final de la Supercopa era esperar la gota que derramara el vaso.

Existía esa mínima esperanza que hace al hincha azul creer que el próximo partido puede comenzar el repunte, pero todo termino como era lógico. De nuevo sin hacer un mal partido, caímos ante los cruzados en un partido que pareció ser el resumen de todo lo malo que tiene el paso de Beccacece por la U.

Los estúpidos errores de la defensa costaron los Dos goles, y el descuento solo respondió al empuje, porque a pesar de jugar un partido regular, no fuimos capaces de crear ocasiones de gol.

Y la verdad es que esto ya no da para más. Más cuando hasta los jugadores están dejando de creer su discurso; porque Beausejour jugo totalmente descontrolado, reaccionando de muy mala forma con Fuenzalida. Porque en el partido contra Cobresal, Gastón Fernández pateo el penal de una manera totalmente displicente. Y porque ayer, como dando la razón a los rumores que hablan de un grupo que no le hablaría al DT, Jhonny Herrera comenzó a repartir instrucciones, ignorando al cuerpo técnico.

Entonces ya no hay explicaciones. Ya nos quedó clarísimo que “trabaja bien”, lo han repetido hasta el cansancio. El tema es que eso no se ve semana a semana, y si ya pasaron Nueve meses, es una falta de respeto seguir esperándolo.

También nos quedó claro que tiene la convicción de seguir adelante. Pero está realmente solo en eso. Es el blanco de críticas agresivas y de burlas por cada actitud y por cada decisión que toma.

Además, viene Colo Colo en el Monumental. Partido que vendrá con los típicos “se juramentaron ganar” o los “buscaran salvar a su director técnico”, pero realmente si alguien cree que podamos ganar es porque se ha perdido los Nueve meses que empezaron con faltas de respeto hacia los jugadores que venían del proceso anterior y que siguieron con juegos paupérrimos, acompañados con indisciplinas de jugadores que por entonces ya perdían todo respeto por él.

Un entuerto donde el dinero se ha transformado en el tema principal. Hablamos de un hombre que tiene atada de manos a una dirigencia que negocio un pésimo contrato. Teniendo ahora el poder de no ceder un solo peso, para evitar un despido que debería haber llegado hace tiempo.

Nueve meses que evolucionaron con la salida de gran parte del plantel y la llegada de refuerzos millonarios. Nueve meses que han sido una tortura a manos de un secuestrador sin la dignidad para dar un paso al costado, y que solo se ha encargado de hacernos sufrir. Beccacece por favor ándate.

 

 

 

Comentarios

comentarios