El deporte nacional en Islandia se llama “Glima”, una estilo de lucha que dicen se practica desde la Edad Media, aunque el más popular en el último siglo es el balonmano –como dice el nombre, jugar a la pelota pero con la mano-, con el que siempre destacan en mundiales y juegos Olímpicos. El año 2008 en Beijing, Islandia, alcanzó su máxima gloria deportiva: medalla de plata en balonmano masculino.

Lo curioso de esta situación, es que un país pequeño, de 300.000 habitantes y algo así como 60 futbolistas profesionales, haya eliminado a la nación creadora del futbol, Inglaterra, dueña de la mejor liga del mundo. En Francia, más que llevarse a cabo la Eurocopa, se está viviendo la sorpresa Islandesa.

Pero todo esto hace rato que dejó de ser una sorpresa, es parte de un proceso, como el que empezamos a vivir nosotros mismos, con Marcelo Bielsa, nueve años atrás.

Islandia clasificó como la segunda del grupo A, en las eliminatorias a la Euro, a tan solo dos puntos del primero, República Checa, superando a países como Turquía y Holanda, derrotando a la Naranja Mecánica en Ámsterdam, para coronar una gran campaña de diez jugados, seis ganados y tan solo dos perdidos.

Gylfi Sigurðsson, la estrella del equipo que milita en el Swansea inglés, fue el goleador de la clasificación con seis goles. Esto no tiene tanto de sorpresa.

En un país lleno de caballos, pollos, montañas y nieve, la locura futbolística es algo que ha ido apareciendo de a poco, con enfervorizados hinchas que han dejado la isla semivacía, para inundar Francia con la ilusión de todo un pueblo.

La selección Islandesa explota bien las bandas, y tiene en sus pilares a jugadores como Gunnarsson, Bjarnason y Guomundsson, todos hermanos de madres y padres distintos. Los desbordes y centros precisos, han permitido a sus mediocampistas llegar al arco con claridad, en su torneo grande debut, Islandia se defiende con uñas y dientes y demostró en el partido ante Austria, que puede explotar bien un contragolpe.

A diferencia de la Grecia campeona del año 2004, Islandia no se mete atrás, presiona y juega, conociendo sus limitaciones, se para con respeto ante los grandes, aquellos que tienen más experiencias y copas en el cuerpo, pero sabe que tiene lo suyo, y ni el mismo Cristiano Ronaldo pudo ha podido derrotarlos.

Lo que viene para el futuro es incierto, pero Francia ha salido adelante por más amor propio –y a sus hinchas- que futbol. Los islandeses no tienen nada que envidiarle a los locales.

Los de la isla ya dejaron fuera a Holanda y a Inglaterra, derrotaron a Austria en el final, y a Portugal casi se lo dieron vuelta. Yo creo que Francia debería cuidarse, porque Islandia es candidato para llegar a semis, y ahí enfrentarán otro grande, Alemania o Italia, pero es parte del camino, y en ese punto ya habrían eliminado dos candidatos al título, por lo que un tercero podría no ser gran cosa.

En ese caso, la final, y ¿Quién sabe? después de todo, esto es futbol.

iceland2

Comentarios

comentarios