Michael Jordan, considerado uno de los mejores, sino el mejor, jugador de la NBA de los tiempos, quien jugara en los Chicago Bulls y los Washington Wizards, se refirió a través de una misiva a los recientes enfrentamientos entre policía y ciudadanos afroamericanos.

El sitio estadounidense The Undefeated publicó una carta del legendario jugador donde manifiesta su malestar sobre la violencia racial que recibe la gente en el país norteamericano. El ex jugador de NBA a donado más dos millones de dólares para paliar las injusticias y ha mostrado toda su disposición a solucionar de una vez y por todas este problema.

Aquí la carta:

Como americano orgulloso, un padre que perdió a su propio padre en un acto de violencia sin sentido, y un hombre negro, estoy preocupado por las muertes de los ciudadanos afroamericanos a manos de la policía, y enfadado por los ataques cobardes que acabaron con la vida de unos agentes de policía. Me compadezco de las familias que han perdido a sus seres queridos, conozco muy bien su dolor.

Fui criado por unos padres que me enseñaron a amar y respetar a las personas independientemente de su raza u origen, por ello me encuentro triste y frustrado por las tensiones raciales que parecen estar empeorando en los últimos tiempos. Sé que este país es mejor que eso, y ya no puedo permanecer en silencio. Tenemos que encontrar soluciones que garanticen que la gente de color reciba un trato justo y equitativo, y que los agentes de policía – que ponen sus vidas en juego todos los días para protegernos a todos – sean respetados y apoyados.

Durante las últimas tres décadas he visto de cerca la dedicación de los agentes de la ley que nos protegen a mi familia y a mí. Tengo el mayor respeto por su sacrificio y servicio. También reconozco que para muchas personas de color sus experiencias con el cumplimiento de la ley han sido diferentes a la mía. Me he decidido a hablar con la esperanza de que podamos llegar juntos como estadounidenses y, a través de un diálogo pacífico y educado, lograr un cambio constructivo.

Para apoyar ese esfuerzo, he contribuido con un millón de dólares a cada una de estas dos organizaciones, la Asociación Internacional de Jefes de Policía, donde se establece el Instituto para la relación entre policía y comunidad, y la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color y Fondo de Defensa Legal (NAACP en Estados Unidos). El Instituto para la relación entre policía y comunidad se centra en la construcción de confianza y la promoción de la mejores prácticas entre policía y comunidad. Mi donación al Fondo de Defensa Legal de la NAACP, organización de la ley de derechos civiles más antigua de la nación, apoyará su trabajo de reformas que construyan la confianza y el respeto entre las comunidades y las fuerzas del orden. Aunque sé que estas contribuciones no son suficientes para resolver el problema, espero que los recursos ayuden a ambas organizaciones.

Tenemos el privilegio de vivir en el mejor país del mundo, un país que nos ha proporcionado a mi familia y a mí las mejores oportunidades. Los problemas a los que nos enfrentamos no sucedieron anoche y no se resolverán mañana, pero si trabajamos todos juntos, podemos fomentar una mayor aceptación, un cambio positivo y que cree un mundo más pacífico para nosotros, nuestros hijos, nuestras familias y nuestras comunidades.”

Comentarios

comentarios