El mítico circuito belga respondió a su leyenda. Una carrera que tuvo de todo desde la primera curva, marcó la victoria de Nico Rosberg que largaba desde la Pole. Sin embargo el espectaculo estuvo del lado de su compañero de box, que saliendo desde la última posición remontó hasta el último escalón del podio.

Una curva bastó para que el legendario trazado ubicado en Bélgica comenzara a reclamar su leyenda. Tras una mala salida de la nueva joya de la Formula Uno, Max Verstappen, que lo relego, junto a los dos Ferrari, a las últimas ubicaciones de la carrera, la carrera tuvo de todo.

Párrafo aparte para el joven holandés, que parece contar con el beneplácito incondicional de la FIA. Su remontada tuvo maniobras agresivas, algunas al filo de la legalidad y toques con cualquier piloto al que intentara sobrepasar. Claro, la máxima de este año parece ser “si da espectáculo, es legal”. Peligroso precedente que, a juzgar por los team radios no es compartido por el resto de los pilotos de la parrilla.

Apenas cinco vueltas después vendría el incidente que provocaría el golpe de efecto en la carrera. En la subida de la tradicional Eau Rouge, Kevin Magnussen pierde el control de su Renault impactando fuertemente la barrera de contención. Insólitamente los autos giraron en régimen de Safety Car por cuatro giros antes de ver la salida de la bandera roja que neutralizó la carrera para reparar la barrera. La salida del auto de seguridad fue aprovechada por la mayoría de la parrilla para entrar al cambio de neumáticos. Nuevamente la FIA muestra que esta empecinada, este año al menos, en tomar decisiones erróneas o tardías.

1472386872_196437_1472387088_noticia_normal

La imagen del Renault de Magnussen después de su accidente en Eau Rouge. Foto: Captura de pantalla.

De ahí en adelante, poco. La neutralización de la carrera benefició a los que no habían parado durante la salida del Safety ya que les permitió igualar estrategias y ganar una parada gratis. Si hubo dos pilotos que se beneficiaron de la extraña decisión de la FIA fueron los que largaban desde la última fila. Fernando Alonso, que terminó séptimo con un McLaren que crece pero no a la velocidad que ellos esperarían. Gran jornada del bicampeón español, que supo aprovechar las circunstancias que le presentó la carrera para obtener importantes puntos para los anglo-japoneses.

Lo ganó Rosberg de punta a punta, sin embargo el gran ganador de la jornada fue su compañero de equipo. Lewis Hamilton logró aprovechar cada incidencia de carrera para exprimir el rendimiento de su monoplaza. La superioridad del Mercedes, sumado al talento del inglés, lo llevaron desde la última posición de largada al tercer lugar de la prueba. Gran carrera del tricampeon, que le permitió minimizar los daños en el campeonato. El británico se marcha de Bélgica habiendo conservado la punta del campeonato, con nueve unidades de ventaja sobre su compañero, y otrora amigo, de escudería.

Lo de Sebastian Vettel es para resaltar. Pasó a la última posición apenas en la primera curva, merced a un toque con su compañero de equipo. De ahí en más el alemán dio muestras del talento que lo convirtió en el campeón más joven de la historia de la categoría. Meritorio sexto puesto para el germano.

En siete días, el circo motor se desplaza a otro de los circuitos históricos de la competencia. Los autos se desplazan a Monza, Italia uno de los circuitos más rápidos y tradicionales del mundial

1472392785-6d961d955bfe4687b810def2dfdc3b89_Large

Posiciones finales del Gran Premio de Bélgica.

Comentarios

comentarios