El hincha de la U es paciente. El hincha de la U siempre espera el siguiente partido antes de hacer una crítica definitiva. Porque para el hincha de la U el próximo partido siempre puede ser mejor.

                                                                                                       Por Axel Leclerc Guerra

Por eso esperé el partido con Estudiantes para escribir, porque esperaba no ser tan crítico y tener más cosas positivas que rescatar. Pero como parece ser la tónica con Beccacece, el partido, al igual que los anteriores amistosos, solo dejó dudas.

Quizás es nuestro error seguir comparando su equipo con el de Sampaoli, pero no nos pueden culpar de aquello si la llegada de su escudero nos fue vendida justamente como un retorno a esa época. Y menos cuando la verdad es que después de seis meses y con nuevo equipo, totalmente reformado y lleno de caras nuevas, sigue cometiendo los mismos errores que mostró desde su llegada.

Concuerdo con el técnico, y es evidente que la principal falla es la falta de ese volante central que se meta entre los centrales, que sea una copia de Marcelo diaz, aunque no se diga, conectando las bandas a la hora de atacar. Pero no se entiende que ante la falta de ese jugador el técnico no encuentre solución alguna. Además tampoco es que no tuviera a nadie con las capacidades; recordemos que desechó a Ureña, que probó a Martínez e incluso a Corujo, que retrocedió a lorenzetti y que a Espinoza jamás pareció quedarle clara su función. Ahora vemos llegar a Lorenzo Reyes como prioridad, esperando que el jugador inmediatamente entienda y cumpla con lo que él no fue capaz de explicar, una especie de pieza clave “salvadora” que no sabemos cómo funcionara.

En la cancha, sigue dando la impresión de que en cada sector del campo los números del equipo no calzan. La defensa se ve sobrepasada y no presenta mayor resistencia, el medio campo esta inconexo, en el ataque por las bandas nadie pasa por la espalda y deuchilescontando los desbordes de Maturana, la profundidad parece no llegar en ninguna jugada. Quizás si le permitieran alinear a Quince jugadores la cosa se arreglaría un poco.

Quizás lo rescatable fue el debut de la “gata” Fernández, demostrando la clase y claridad que se espera de él, y demostrando que en cuanto a contrataciones la dirigencia parece si haber apuntado; sumados al ya mencionado debutante, Mora, Leiva, contreras y hasta el resistido Vilches han tenido partidos decentes y en algunos casos muy buenos, y si sumamos el retorno de Maturana, el hincha parece estar contento, y así lo deja ver en las redes sociales.

Pero el problema sigue estando en la banca. Algunos no le dan más de cinco fechas, otros dicen que en la tercera se acabara la paciencia y lo que yo veo es que con la presión de jugarse su carrera y tomando en cuenta la incapacidad de reacción que demostró en el torneo pasado, Becaccece es una tormenta de dudas y nervios de la que no se puede esperar mucho.
Ni siquiera quiero nombrar a Guzmán Pereira, la falta de respeto que tuvo con Corujo, o sus intentos de deshacerse de Martínez (que parece no haber sido aceptada pues tuvo minutos contra los argentinos), pues solo demuestran que en sus intentos de imponer carácter no tiene mucha claridad en lo que está haciendo con el equipo.

De todas formas habrá que aguantarlo, el “respaldo de Heller” (que hasta ya había conversado con Ronald Fuentes) así lo dice. Tendremos que apostar nuevamente por quien llego como el salvador y quien nos devolvería el protagonismo, pero que en la realidad no sabe mucho lo que hace. Tendremos que seguir teniendo fe en que el próximo partido será mejor y por fin levantara el juego. Y tendremos que seguir creyendo que la lluvia de dudas se despejara, aunque por mi parte la fe está más en lo que puedan hacer los jugadores por si solos que en su conductor.

Comentarios

comentarios