por Francesco Bozo

Una falta muchísimo mayor que la que se cobró contra Alemania el otro día, el juez la da fuera del área de castigo. ¡qué! ¡La falta fue un metro adentro… ¡Va a seguir Leonel Sánchez desde la izquierda, lo derribó Chuquelin… el toque lo va a seguir Leonel… suena el silbato, viene el disparo directamente… Gooooool chileno! Un tiro libre impresionante de Leonel Sánchez y la pelota en la red… ¡justicia divina! ¡era penal ese foul fue un metro dentro del área! ¡un gol impresionante!

Una frase que quedará en el recuerdo de todos los chilenos. Una frase que marcó una época. Una frase que está dentro de la cultura chilena. Hoy nos corresponde hablar de quién fue el autor de ese gol; el Gran Leonel Sánchez. Considerado uno de los mejores jugadores chilenos de la historia y uno de los máximos ídolos del club Universidad de Chile, donde quedará en el recuerdo de todos por pertenecer al mítico ballet azul y también por pertenecer a aquella selección que termino en la tercera posición de la Copa del Mundo de 1962 – donde también termino como uno de los goleadores del torneo –.

Leonel se formó en las divisiones inferiores de la U, a las que llegó con apenas 11 años. Con tan solo 16 años ya hablaban del zurdo que mostraba categoría, excelente juego y calidad de futuro crack. A pesar de sus condiciones físicas – que no eran algo del cual Sánchez destacara—su bendita zurda enamoró más de algún entrenador.

Comenzó jugando como entre ala izquierdo, posición en el cual hizo su debut con la camiseta azul el 13 de septiembre de 1953 frente a Everton de Viña en el Santa Laura. Fue el mismo Luis Álamos quien lo ubico de puntero zurdo, posición donde rendiría a gran nivel. Con la U hizo historia. Conquisto seis campeonatos con el “ballet azul” e incluso a partir de una gira con el club azul por Europa, vistió la camiseta del poderoso AC Milán. En Europa, el chileno disputó tres encuentros por el Torneo Ciudad de Milán ante el Inter, exhibiendo un buen rendimiento.

 

Sánchez regresó a Santiago para cerrar los últimos detalles del negocio y volver a Italia. Sin embargo, un cambio en las condiciones frustró su llegada. El trato ya no era por 250 mil dólares, ahora era por 235. De ese total, 200 mil serían para Universidad de Chile y el resto para el jugador. Leonel, entonces, prefirió quedarse y seguir vistiendo la U en el pecho

 

Por diferencias con presidente del club, Héctor Pilassi, Sánchez de marcha de la U para arribar al archirrival. Con el pase en su poder y luego de una conversación con el entrenador de Colo Colo en aquellos años y amigo de Leonel, Francisco “Cua Cua” Hormazábal, Sánchez decide jugar en aquél equipo que además integraban figuras como Elson Beiruth y un joven Carlos Caszely y conquistar el título con el elenco albo del año 1970.

 

Su carrera comienza a decaer, donde recala en los equipos de Palestino y Ferroviarios entre 1971 y 1973. Luego de la campaña del 73´ decide colgar los botines con la edad de 37 años.

Por la selección fue líder y goleador. Jugó 2 mundiales y miles de historias. Dentro de aquellas historias, fue gracias a él que Julio Martínez quedara en la historia con el dicho ¡justicia divina! Pero a la vez protagonizo uno de los episodios más “bruscos” en la historia de los mundiales. En el mundial del 62´.  fue uno de los protagonistas principales de la denominada Batalla de Santiago donde Chile jugó contra Italia. Tal partido es recordado, principalmente por la prensa europea, por los golpes entre los jugadores más que por lo estrictamente futbolístico. A su vez, Leonel es recordado por su pelea con el defensa italiano Mario David. En el minuto 38 del primer tiempo se produjo el enfrentamiento más recordado de la jornada entre chilenos e italianos donde Leonel, siendo marcado por Mario David, le provoca la caída al piso al delantero. Mientras el chileno estaba en el suelo, el itzliano lo golpeó repetidamente, lo que provocó la furia de Sánchez. Leonel Sánchez se levantó y propinó un golpe con su puño izquierdo a David. Ninguna de las dos acciones fue sancionada por el juez Aston. Dicen que el británico le habría consultado al juez de línea Fernando Buergo y que el mexicano lo habría negado por una suerte de camaradería latinoamericana. Minutos después, en pleno juego, David se vengó y le propinó una espectacular patada “voladora” a Leonel Sánchez, siendo inmediatamente expulsado por Aston.

Chile terminó imponiéndose por dos goles a cero contra el poderoso cuadro italiano, asegurando su paso a segunda ronda y de pasada marcar uno de los hitos más grandes de la historia del futbol chileno.

Sea cual sea el equipo que uno apoye, Leonel Sánchez fue de los primeros en poner el nombre de Chile en el extranjero. Uno que marcó una época. Uno de los primeros zurdos en ser reconocidos. Una zurda bendita que trajo tantas alegrías. Por el… ¡justicia divina!

Comentarios

comentarios