Everton de Viña del Mar le despachó un estrecho triunfo a domicilio a los Caturros, quedándose con la versión 162° del clásico porteño.

Por Alexandra Urzúa

El cuadro oro y cielo se impuso 1-0 de visita ante su némesis Santiago Wanderers el pasado sábado ante un gran marco de público. El duelo tuvo lugar en los pastos del estadio Elías Figueroa y Everton logró romper una racha de 36 años sin lograr triunfos en Playa Ancha.

Un dinámico compromiso de parte de los Viñamarinos quienes reflejaron un mayor dominio de juego con un total de 274 pases frente a 84 del cuadro local. Wanderers por su parte demostró tener mayores inconvenientes con ceder terreno al rival y permitirle a los dirigidos por “Vitamina” Sánchez tener precisión de pases del 85%, mayoritariamente, por la zona derecha de la mano de Ceratto, en fusión con Rabusa, de gran desempeño a lo largo del partido.

Corrían los 72′ minutos y cae en Valparaíso la primera y única cifra, obra de Rodrigo Echeverría. Tras un saque lateral, Alucema envía un centro por derecha que aprovecha el autor del gol, quien con un débil toque logra anticiparse a su marca, dejando sin posibilidades a Castellón. Se abría, entonces, el marcador a favor de Everton.

Se iba el partido cuando el elenco visitante se queda con un hombre menos, elevando las expectativas de los Caturros. A los 88 minutos, el ariete Brian Rodriguez es expulsado tras ser sancionado con doble amarilla, sin embargo, esto no se reflejó  en el marcador y los de Viña del Mar se quedaron con el clásico.

En la décima fecha del campeonato de apertura, Wanderers se medirá de local ante Deportes Iquique en Cavancha. Mientras que los Viñamarinos recibirán al cuadro de Universidad de Chile en el Sausalito.

Pablo "Vitamina" Sánchez

Pablo “Vitamina” Sánchez

 

Comentarios

comentarios