Carrera para confirmar supuestos. En la primera cita del mundial se ratificó que Maranello construyó un monoplaza para desafiar el monopolio de los últimos años de Mercedes. Con Red Bull por el momento un peldaño atrás, y McLaren confirmando que es una pálida sombra de aquel legendario equipo de Formula Uno.

Una nueva era de la Formula Uno ha comenzado. Los autos más rápidos de la historia, con las especificaciones técnicas más agresivas en la aerodinámica, más veloces en los pasos por curva y con unos Pirelli que no sufren la degradación a la que el paddock de la categoría estaba acostumbrado.

Sebastian Vettel y el Ferrari ganador del Primer Gran Premio de la Temporada. Foto: @EnriqueTornello

Tras los test de pretemporada, se intuía una lucha entre tres equipos, Mercedes, Ferrari y un poco más atrás Red Bull. Durante la semana los de Maranello y los de Brackley se traspasaban favoritismos. Hamilton acusaba que la Ferrari era el más rápido. Vettel respondía que el equipo a vencer eran las flechas plateadas. Palabras de lado a lado buscando confirmación en la pista.

Y precisamente en pista se pudo comprobar que el dominio de Mercedes está seriamente amenazado. El equipo italiano ha construido un auto rápido y fiable. Si el año pasado estaba a 8 décimas de Mercedes en calificació, este año Vettel perdió la Pole por escasas 2,214 décimas de segundo. Era el primer toque de atención.

La buena largada de Lewis Hamilton no pudo confirmarse en el ritmo, la mayor diferencia antes de la entrada a boxes del tricampeón fue de apenas 1,6 segundos sobre Seb. Si Ferrari no tiene el mejor auto de la parrilla, al menos tiene un coche capaz de desafiar a los alemanes y ponerlos bajo presión. Y la presión constante del tetracampeón rindió frutos. En el pitwall de Mercedes se pusieron nerviosos y quisieron cubrirse del ataque de Vettel haciendo entrar en la vuelta 17 a Hamilton. Error que les costaría la carrera.

La decisión de Ferrari de mantener en pista a su piloto fue crucial. Mientras Hamilton se estancaba en el tráfico, sobre todo detrás de Max Verstappen, Vettel hacía la diferencia necesaria para entrar por gomas nuevas y mantener, apenas, la primera posición. De ahí en más, el alemán fue capaz de estirar para cerrar la carrera con nueve segundos de tranquilidad.

Si antes de este fin de semana se presumía una batalla entre tres equipos, por ahora solo queda cerrada a dos. Porque lo de Red Bull fue decepcionante, con Ricciardo sumándose a la carrera dos vueltas después de iniciada la carrera y abandonando antes de los treinta giros, y con un Max Verstappen que no tuvo ritmo para amenazar la cuarta plaza de Kimi Raikkonen, que tampoco pudo (o no quiso) amenazar seriamente a Bottas por el último escalón del Podio.

Sebastian Vettel con el trofeo al primer lugar en Melbourne. Foto: Twitter

Párrafo aparte para Valtteri Bottas, que se estrenaba a los mandos de una flecha plateada y no decepcionó. Incluso dio la impresión de que desde el equipo le pidieron no atacar a su compañero de equipo por la segunda plaza, porque el finlandés llegó a descontar más de un segundo por vuelta a su compañero, hasta ponerse a poco más de dos segundos, distancia que administró hasta acabar la carrera. Si lo frenaron o no, será pregunta para Toto Wolff y los suyos, aunque de ser así, sería un cambio significativo para Mercedes en su política de dejar luchar a sus pilotos.

En el “resto del mundo” Massa hizo valer su experiencia para ubicarse en una sexta posición, seguido de un siempre consistente Sergio “Checo” Pérez, en su Force India rosado versión 2017. Fernando Alonso y su McLaren estuvieron 53 vueltas en los puntos. Gran carrera del Español, que luchó con un auto que no cuenta ni con un motor ni con un chasis consistentes. Será una dura temporada para los Anglo-Japoneses de no encontrar las soluciones adecuadas para darle a sus pilotos un auto con el que poder competir. Lo decía Alonso tras su carrera, “pocas veces tuve un auto tan poco competitivo…..pero hay que mejorar inmediatamente porque si no vamos a tener muchos fines de semana de frustración”

Así se cerró el primer gran premio de la temporada, acabando con 1625 días sin el liderato del mundial para un piloto del “Cavallino Rampante”…”Forza Ferrari Ragazzi, questa e per noi, tutto noi, grande laburo, grande maquina” palabras de Sebastian Vettel tras cruzar la meta…..Así Sea.

Clasificación Final Gran Premio de Australia.

Comentarios

comentarios