En una carrera que largo con un Safety Car, que se mantuvo inexplicablemente por las cinco primeras vueltas, el inglés con un pilotaje exquisito en una pista con condiciones variables, se llevó el Gran Premio de Inglaterra y quedó a un punto del lider del campeonato, su compañero de equipo. Nico Rosberg fue sancionado con 10 segundos por recibir ayudas por radio, lo que le valió perder el segundo lugar para finalizar tercero.

El Gran Premio de Gran Bretaña tuvo de todo. Un aguacero que terminó escasos momentos antes de largar la carrera, autos deslizandose por la pista y luchas por posición en todas las curvas del mítico trazado inglés.

Antes de entrar a la evaluación de lo que pasó en Silverstine, muchos se quejaron por la desición de mantener el Safety Car por cinco vueltas. A la dirección de la F1 se le acusa de estar desvirtuando un deporte de leyenda para convertirlo en un desfile miedoso tras un auto con luces, apenas caen un par de gotas. Y es que la decisión de los comisarios de pista se vuelve inexplicable, más aún en épocas de dominio absoluto de los Mercedes donde la meteorología es el único factor que puede compensar la nula competición en pista.

14681593348284

Hamilton celebrando con la gente. El británico es todo un Rock Star en tierras inglesas. Foto: Marca.com

En este caso no había agua suficiente para que el ‘safety car’ encabezara las cinco primeras vueltas, pero así se decidió. Se terminó perjudicando a los pequeños, a los pilotos hábiles y a los espectadores, muy entendidos en Silverstone. A muchos de ellos seguramente no les quedarán ganas de volver en años.

14681587691610

La clasificación final del Gran Premio de Inglaterra, antes de confirmar la sansión a Rosberg.

Fue una prueba en la que Hamilton puso tierra de por medio en apenas tres vueltas magistrales, atravesando charcos y distanciando a Rosberg y Verstappen de su Mercedes. El inglés se anota la victoria 47 de su carrera deportiva y ya tiene a la vista el liderato de Rosberg, dejando la ventaja en solo un punto una ventaja que llegó a ser en su día de 43. El alemán fue sancionado con 10 segundos por recibir mensajes ilegales de radio de su equipo, indicándole como gestionar la caja de cambios, lo que permitió que Verstappen acabara segundo finalmente. Otra gran cerrera del adolecente de Red Bull.

Nico fue puesto en evidencia por la otra gran figura de la prueba británica, Max Verstappen, que en esas condiciones iniciales inciertas de agua dejó muy atrás Daniel Ricciardo, su compañero de equipo, y se armó de valor para intentar la hazaña.

Tras poner todos los pilotos las gomas de seco, en la vuelta 15, Max se lanzó en busca del segundo lugar  del alemán, lo adelantó y alcanzó a soñar con su segundo triunfo. Sólo el sol acabó con la cabalgada del holandés, que con la pista seca sucumbió ante la mayor potencia del motor Mercedes. Terminó en tercer lugar el joven holandés, pero con la sanción a Rosberg, terminó subiendo al segundo escalón del podio, justo para el único piloto que , hoy por hoy, pone algo de eespectaculo en una temporada escasa en emociones.

 

Comentarios

comentarios