Firmando su tercer “Grande Chelem”, el británico de Mercedes dominó de principio a fin el Gran Premio de China. 

Carrera loca en Shangai. La lluvia que se dejó caer en la previa sobre la ciudad del este de China, obligó a casi todos los equipos a monta los neumáticos intermedios, salvo Carlos Saniz, el de Toro Rosso apostó por iniciar con super blandos, y salvo algunos problemas iniciales, su apuesta resultó, cerrando en la séptima ubicación.

Hamilton imprimió un ritmo tremendo en la primera parte de la carrera. Foto: as.com

Si la scuderia Ferrari había acertado en la estrategia, llevándolos a la victoria en Australia, esta vez erraron rotundamente al permitir que Raikkonen mantuviera detrás a Sebastian Vettel.

Fueron 18 vueltas del alemán detrás de su compañero de equipo que le restaron toda posibilidad de luchar por la punta de la carrera.

El tetracampeón del mundo esperaba una orden que nunca llegó desde el pitwall, comprometiendo su carrera. Fue evidente, una vez logrado el sobrepaso sobre el finlandés, que Seb tenia el ritmo para más.

Una imagen que al parecer se repitirá durante la temporada. Hamilton y Vettel se felicitan luego de la carrera.

Por detrás, varias luchas por posiciones secundarias dejaron en claro que la polémica de los adelantamientos puede ser exagerada. Los zarpazos del mismo Vettel sobre Ricciardo primero y Verstappen después, además de algunos sobrepasos de Grosjean en su Hass aportaron la emoción en Oriente.

Párrafo aparte para Fernando Alonso. El español bicampeón del mundo volvió a demostrar que está por sobre el rendimiento de su pobre McLaren-Honda, habiendo estado en los puntos mientras estuvo en pista, luchando por un par de vueltas con el Mercedes de Bottas, en lo que el mismo llamaría después como surrealista.

La bandera a cuadros llegó para certificar la 54° victoria de Lewis Hamilton y el tercer grand chelem de su carrera y con un Vettel llegando a seis segundos de la punta, demostrando que Ferrari, a no mediar por el error de estrategia, está para pelear con Mercedes por la corona de este año. El tercer lugar fue para un tremendo Max Verstappen, quien remontó desde el 18° puesto en la largada, para subirse al último escalón del podio, regalando el mejor adelantamiento de la carrera sobre su compañero de equipo.

En siete días, el circo sigue, esta vez en el desierto de Bahrein.

Posiciones Finales del GP de China

 

Comentarios

comentarios