El arquero y capitán de La Roja poco a poco vive su sueño en Manchester. Y es que la novela ya tiene su final y Bravo pasó los exámenes médicos. Se viene una nueva etapa con nuevos objetivos. Con uno, sino el mejor, técnico del mundo.

Sus tapadas memorables en la segunda fase de la Copa América Centenario, más su buen juego con lo pies y obviamente su liderazgo, lo colocaron en la sien de Pep Guardiola quien lo solicitó firmemente. No existen segundas lecturas. El pasado en el FC Barcelona quedó atrás pues ya le tienen reemplazante: Jasper Cillessen.

Claudio Andrés llega a una liga mucho más competitiva y donde las transiciones de campo son mucho más rápidas que en el futbol español. El meta deberá desarrollar otro tipo de juego. Ser más veloz en sus reacciones y por supuesto, mejorar los reflejos. Ya tiene excelentes atributos pero es interesante pensar en qué más puede dar Bravo.

Llega con polémica pues allá en Manchester hay un damnificado: John Hart. Y ojo que durante el partido de vuelta de pre-Champions, el meta inglés fue ovacionado y vitoreado por los “citizens”. Es preocupante aquello pensando en que el margen de error de Bravo es muy pequeño. Porque si Hart decide quedarse y pelear un puesto, un error del nacional  y se echará a la gente encima. Y si se va el inglés y Bravo no cumple, pedirán la vuelta de hijo pródigo.

De todas formas resulta muy atractivo tanto para Claudio como para los que lo seguimos. ¿Por qué? Porque Guardiola lo pretende utilizar como titular indiscutido en todas las competiciones. Ahí radica el entendible enojo de Hart. Veremos como trabaja dicha presión el meta nacional pues la Premier League es muy distinta a la Liga BBVA.

El fútbol de Inglaterra es mucho más rápido. Las transiciones aveces no pasan por el mediocampo y eso obligará a que Bravo deba actuar, por momentos como último hombre. Algunos dicen que eso es imposible. Que Pep es equilibrado y no dejará expuesto la última línea. Sinceramente no creo que sea tan así,  sobre todo pensando en esos partidos que el City vaya perdiendo y tenga que salir a buscarse su opción.

Es atractivo pensar en cómo evolucionará su juego con el técnico español. Sin duda que alguna nueva faceta desarrollará. Con 33 años aún le queda camino que recorrer y lo que es más tranquilizador, con uno de los mejores técnicos del mundo. Un tipo que potencia. Saca lo mejor e incluso más. Pep Guardiola sabrá darle la confianza y protagonismo que Luis Enrique no le dio.

Tendrá que tomar mayores riesgos, ganarse a la afición celeste y transformar en rendimiento la confianza que le está dando Pep al descartar al portero inglés. Interesante de ver. Cautivador de analizar.

Comentarios

comentarios