La madrugada del martes ese concepto etéreo llamado “mundo del fútbol” amanecía con las noticias de una tragedia. El avión que transportaba al modesto Chapecoense de Brasil hasta la ciudad de Medellín, caía a escasos 17 kilómetros del aeropuerto de Río Negro, llevándose consigo la vida de 71 personas, entre plantel, cuerpo técnico, periodistas y miembros de la tripulación.

Las noticias comenzaban a llegar a raudales, los nombres de los sobrevivientes y las causas del accidente se repetían en los noticieros, diarios y portales de internet de todo el mundo. Todo el medio deportivo se horrorizaba ante los hechos y los testimonios recogidos durante las primeras horas de la tragedia.

francisco-velasquez-venezuela-tragedia-del-chapecoense-suspenden-permisos-de-vuelo-a-lamia-tras-siniestro

La última foto del Chapecoense a punto de abordar el fatídico LaMia 2933

Con la tragedia consumada, los homenajes se multiplicaban a lo largo y ancho del orbe, dando muestras de solidaridad en todas las canchas del mundo.

Sin duda fue una semana triste para los que amamos el llamado deporte rey. Tres días han pasado y la tristeza se resiste a batirse en retirada.

Tres días, en los cuales hemos aprendido que el Arena Condá, es un pequeño estadio de la localidad de Chapecó donde un pequeño equipo defendía los colores del pueblo del Estado de Santa Catarina, desafiando a verdaderos gigantes del continente y demostrando que se puede competir de igual a igual sin la necesidad de pertenecer a una gran urbe latinoamericana.

avion-chapecoense-1200x600

Imagen desde el interior del avión antes del despegue.

Tres días, donde también hemos ido conociendo que, lejos del glamour y los flashes de las grandes estrellas del balonpie mundial, existen otros, que son la mayoría, que el día a día se tiñe de sacrificio, de largos trayectos desde sus poblaciones para llegar a los entrenamientos. Jugadores humildes que disfrutaban del éxito en base a la unidad y compromiso grupal. De a poco hemos ido enterándonos de la convivencia interna de un plantel de soñadores, que algunos se aventuran a calificar de hermandad.

Tres días, donde hemos conocido también de la codicia desmedida de un empresario aeronáutico que no dudó en poner en riesgo la vida de 77 personas en pos de maximizar sus ingresos, ahorrándose el costo de un repostaje de combustible que habría evitado la tragedia. Hemos sabido también que el fatídico vuelo 2933 de LaMia logró ponerse en vuelo gracias un sistema de control deficiente y, según las informaciones recientes, corrupto de parte de las autoridades bolivianas.

noticia-168764-chapecoense-atanasio-girardot

El imponente homenaje en el Atanasio Girardot de Medellìn.

Tres días, en los que hemos aprendido también, que no importan las fronteras ni el color de la camiseta, cuando se trata de condolerse ante una tragedia de la magnitud de la sufrida por el equipo de Chapecó. Desde el imponente Anfield Road de Liverpool al precioso Atanasio Girardot de Medellín, pasando por el Monumental de Santiago, las muestras de homenaje y respeto por las víctimas han sido sobrecogedoras.

Tres días, apenas la mitad de una semana donde, como afición y medios deportivos, hemos aprendido mucho. Pero también queda mucho por aprender. Hay que mejorar por supuesto las condiciones en que los equipos modestos se trasladan  a cumplir compromisos internacionales. El dinero gigantesco que genera el espectáculo del fútbol debiera alcanzar para garantizar a todos los equipos, que por lo demás son quienes lo generan, un mínimo estándar de calidad y seguridad en sus traslados por el continente.  La dirigencia sudamericana tiene mucho que decir en estos.

El mismo dinero es el que ha impedido y ha dilatado la decisión de entregar de forma póstuma el título de campeón de la Copa Sudamericana al Chapecoense. Si algo nos ha demostrado esta tragedia es que el hincha, ese que llena todos los domingos el tablón de los distintos estadios de Sudamérica, tiene un profundo respeto por el fútbol y sus intérpretes.

Futbol, Colo Colo vs Universidad Catolica. Semifinal Copa Chile 2016. Los jugadores de ambos equipos guardan un momento de silencio en memoria de la tragedia del equipo brasileno Chapecoense antes del partido de vuelta de la semifinal de la Copa Chile disputado en el estadio Monumental de Santiago, Chile. 30/11/2016 Javier Torres/Photosport****** Football, Colo Colo vs Universidad Catolica. Copa Chile semifinal 2016. Players of both teams observe a moment of silence in memoriam of the Chapecoense club tragedy before the Copa Chile semifinal second leg football match held at the Monumental stadium in Santiago, Chile. 30/11/2016 Javier Torres/Photosport

El homenaje de Colo Colo, un Monumental teñido de verde en memoria del Chapecoense.

El clamor popular comenzó a regarse por el continente como una sola voz. Chapecoense Campeón exige la afición. Las informaciones recogidas durante las últimas horas hablan de la dificultad para la Conmebol de conceder el título a los brasileños, ¿la razón? los compromisos comerciales y los supuestos perjuicios económicos que generaría.

Va siendo hora que los dirigentes, muchos de ellos con cargos de corrupción presentados por el FBI norteamericanos, se atrevan a perder en sus billeteras y comenzar a recuperar, en algo la credibilidad de quienes los sustentan, los verdaderos hinchas del fútbol.

Comentarios

comentarios