Siguen los coletazos por la decisión de Santiago Giraldo, la primera raqueta del equipo colombiano de Copa Davis, de abandonar el enfrentamiento ante Gonzalo Lama, número uno de Chile, y que terminó entregando el triunfo en bandeja al equipo comandado por Nicolas Massú.

Las caras de felicidad desbordante del equipo chileno, contrastaban con los rostros de sorpresa y malestar de los jugadores y staff técnico de los colombianos. Es que, en un decisión sin precedentes, el mejor sembrado del equipo cafetalero abandonaba su encuentro ante Gonzalo Lama cuando perdía el encuentro por 6-4 y 5-2.

Fue una determinación inconsulta, como lo revelaría posteriormente el capitán de los colombianos, de parte de Santiago Giraldo y que le provocó la pérdida del partido por descalificación y cerró la serie a favor de Chile, que deberá esperar el sorteo para confirmar el rival a enfrentar en el repechaje para acceder al grupo mundial de la competencia.

giraldo-disculpas-efe-914x607

Santiago Giraldo demostró poca actitud para enfrentar el duelo. Foto: WinSport.com

Ya en la conferencia de prensa posterior al duelo y en las horas siguientes, el tenista colombiano dejó en claro las razones que, a su juicio y dejando de lado la igualdad de condiciones para ambos equipos, le motivaron a abandonar el court de Iquique, las cuales dicen relación exclusivamente al estado de la cancha del Centro Recreacional Huayquique.

El siguiente es el comunicado que el tenista expuso a través de su página web y que detalla las razones de su abandono.

Fue llegar a un punto en donde se acumularon todas las injusticias y ateopellos que se cometieron contra Colombia: Tener que jugar en una cancha que ponía en riesgo la integridad de cada uno de nosotros; en la que no era posible desarrollar ni de cerca nuestro juego sin pensar en la probabilidad de una lesión…

Sentí de corazón la necesidad de defender la dignidad de mi país y de mis compañeros, dejar muy clara la inconformidad que manifestamos desde el lunes cuando llegamos a un escenario que no ofrecía las condiciones para una competencia de este nivel.

El reglamento dice claramente que si el equipo anfitrión no las brinda el equipo visitante es el ganador. No las tuvimos. El sábado a las 7.30 de la mañana no sabíamos si ir a un club alterno, que tampoco las brindaba, o a una cancha peligrosa y echa a pedazos que no había sido ni tan siquiera pisada.

Mis principios, mi manera de ser honesta y trasparente, no me permitían quedarme por quedarme en una cancha en la que cada paso era asumir un riesgo, no podía desplegar el juego eran demasiadas cosas las que habían pasado y preferí dejar claro que a Colombia, a los jugadores, a nosotros, que hacemos nuestro trabajo profesionalmente, se le debe respetar.

 

 

Comentarios

comentarios