De seguro te has preguntado alguna vez, si el bocadillo que tienes enfrente, influenciará o no en tu entrenamiento que se viene prácticamente en unos minutos, ya sea por la cantidad de calorías o por temor a quedar satisfecho.
A veces tenemos dudas en cuanto al momento correcto en que debemos alimentarnos, qué alimentos comer exactamente y qué porciones debemos consumir antes y después de nuestra actividad deportiva.

 

I.-Partamos por lo primero: El desayuno.
Si eres de los que prefieren ejercitarse en ayuno, pues si lo prefieres así, bien. Algunas personas se ejercitan mejor, al sentir como su cuerpo responde frente a su estómago vacío. El estrés al que someten el cuerpo y la mente les ayuda a generar resistencia a la fatiga. También se ha dicho que ejercitarse sin desayunar, el glucógeno es obligado a producir más energía y quemas más grasa de tu cuerpo. Si bien, no hay muchos estudios que aseguren si esto es lo más recomendable de hacer, yo prefiero dejarlo a libre elección, simplemente si sientes que es mejor así para ti, pues sigue así.
Recomendaciones: Al despertar siempre bebe un vaso de agua. Una vez terminada tu rutina come a los 30 minutos sagradamente, en especial si hiciste algo muy intenso como por ejemplo hacer pesas. Recuerda que tu desayuno debe constar de carbohidratos 40%, fruta 40% y proteínas 20%. Si es muy temprano y no tienes tiempo o sientes náuseas, pues bebe un batido de proteína de suero o bebe unos sorbos de bebida deportiva (sin azúcares ni colorantes) y después al llegar a tu trabajo o universidad, desayuna saludablemente.
Si eres de los que no pueden hacer ejercicio en la mañana sin desayunar, no te preocupes. También estás bien. La razón es porque todos somos diferentes y debemos aprender a escuchar lo que nos dice nuestro cuerpo. Si al no comer nada, te mareas y te sientes muy débil al hacer actividad, perfecto, hay solución.
Recomendaciones: Bebe un vaso de agua antes. El cuerpo debe despertar. Después, puedes beberte un batido, o comerte una fruta, o tomar un té y una rebanada de pan. Algo ligero ¿Te imaginas no comer nada y debes recorrer varios kilómetros en bicicleta? Peligroso si eres fácil de mareos. Luego, desayuna correctamente y masticando despacio. El desayuno es importante porque es el responsable de darte la energía para que funciones.

 

II.- ¿Qué comer mientras me ejercito?
Durante el ejercicio son buenísimos los geles energéticos o bebidas deportivas naturales con electrolitos.
Recomendaciones: Hazte un jugo de verduras o bebe agua de coco, son buenísimas fuentes de electrolitos. Si eres de los que entrenan en la tarde, pues están perfectos. También ayudan mucho si tienes una competencia muy dura, como maratón, triatlón, ciclismo o deportes de montaña.

 

III.-Para un deportista nocturno…
Mucho cuidado si entrenas en la noche, recuerda que el cuerpo a pesar de quedar fatigado por la intensidad de tu entrenamiento, si decides inmediatamente dormir, no lo lograrás. Tu cuerpo queda con demasiado estímulo y difícilmente conciliarás el sueño. Espera al menos una o dos horas para calmar la adrenalina. Existen casos de personas que al hacer ejercicio por las noches les ayuda con el insomnio. La verdad es que prueba y ve cómo reacciona tu cuerpo, es lo mejor.
Lo otro, la comida en la noche. Si tu refrigerador tiembla cuando llegas, por favor cuídate de las porciones y por sobre todo de las combinaciones. No comerás un emparedado de tocino y cebolla frita.
Recomendaciones: Prefiere alimentos más frescos, tomate, lechuga, o pechuga de pollo. Algo ligero para que las calorías no hagan estragos y aumentes de peso. Agrega como complemento la gelatina, te vendría perfecto ya que aparte de ser liviana, permite que tu cuerpo se reponga después de tus ejercicios. También plátano o la mitad de una palta, ambas frutas son ricas en potasio, el cual favorece mucho a la recuperación. Fíjate en los tenistas cuando están en el descanso, comen plátano para poder continuar. Pero si tu estómago es frágil, elige comidas que sabes que no te hincharán o causarán algún tipo de malestar.

 

Para terminar, procura haber comido dos horas antes de comenzar tu rutina, si llevas más, pues no te lo recomiendo, tu cuerpo necesita combustible. También puede que una hora antes de comenzar, comas algo ligero como un snack, merienda o algo entremedio de las comidas importantes, para que tu jornada sin comida no sea tan larga.
Infaltable debe ser la hidratación, esta incide en la saciedad. Un vaso de agua antes de las comidas importantes está muy bien. Y obviamente bebe agua cuando sientas sed o creas que puedas estar deshidratado.
La verdad es que no hay leyes que rijan igual para todos. Hay personas que prefieren no comer nada antes de una corrida de 21 kilómetros por ejemplo y otras que, por necesidad, deben comer algo para no sentirse débiles o enfermar. Ahora, si bien es cierto que el ritmo de vida urbana no nos favorece mucho, está en ti el cuidado de tu cuerpo. Si quieres rendir bien como deportista, debes consumir la energía y vitaminas que tu cuerpo único como es, te pide. Tú conoces tu cuerpo mejor que nadie.
En fin, tú decides los horarios, pero también elige lo que es mejor para tu rendimiento. Ya los sabes, una alimentación saludable es nuestra mejor aliada para poder cumplir nuestras metas deportivas ¡Suerte!

 

Por Aurora Fried

 

Comentarios

comentarios